testimonios de vida

Pastoral penitenciaria

               Testimonio de peticiones de oración, en relación con la Pastoral Penitenciaria

Querida familia de oración:

Ayer me reuní con los que se confirmaron hace unos meses, les hablé especialmente del papel que vosotras jugáis en su historia de conversión con vuestras oraciones y sacrificios. Les pasé una ficha para que escribieran con brevedad lo que querían que le pidierais a Dios para cada uno de ellos. Os copio a continuación lo que escribieron:

 

—Me llamo Manuel, tengo 26 años. Les doy las gracias por acordaros de todos los presos y me gustaría pidierais para que el Señor me dé salud, tanto a mí como a mi familia, y que me dé fuerzas para afrontar los problemas que me pueden surgir en la vida.

 

—Soy un chico de 24 años, sé que ustedes rezan por mí y les pido un buen favor: que Dios le dé fuerzas a mi mujer que está sola en la vida, por así decirlo, por el fallecimiento de su madre, y os pido que recéis por ella, para que el Señor, nuestro Dios, le dé fuerzas para seguir adelante y luche por su vida y no se rinda. Por todo ello, muchas gracias. Me llamo Fran y ella Miriam.

—Soy una chica de 36 años. Estoy casada y tengo una pequeña de tres años, y les pediría que rueguen al Señor para que me dé paciencia para llevar esto.

—Soy un hombre de 42 años y he conocido aquí en la prisión “el verdadero Amor” (que no es por una chica, sino que se refiere al “Amor” que he conocido en Dios). Por eso les pido que recen para que perdure ese Amor. Me llamo Agustín.

—Soy un chaval de 22 años. La verdad es que hay varias cosas que creo que necesito, pero la más importante en estos momentos de mi vida es algo que me ha faltado siempre, y es que tenga fuerzas para tener constancia en todo lo bueno que me proponga hacer para mi vida, sobre todo constancia en el Señor y no perder la fe.