testimonios de vida

Ha merecido la pena...

 Mi nombre es Fraysuri Benachí Pizo y soy la benjamina de la comunidad. Nací en Popayán (Colombia). Respondiendo a la llamada del Señor a servirle en los más humildes y desprotegidos, ingresé  en las Religiosas Trinitarias de Valencia de mi país. Nuestra ocupación principal era la acogida y educación de los niños de la calle, que eran posteriormente dados en adopción. Nueve años después, llamada a una mayor entrega y contemplación, aposté por servirle en la vida contemplativa. Me hablaron de las monjas de Burgos, que eran muy acogedoras y entregadas, y decidí dar el salto, dejando mi tierra y mi gente. El día 14 de octubre del año 1998 mis pies atravesaban la puerta reglar de este monasterio de Burgos, en el que hice la profesión solemne el 17 de abril del año 2004.  Me encuentro sumamente feliz y aunque no han faltado dificultades y sufrimientos en el camino, puedo decir que “ha merecido la pena”. Actualmente formamos la comunidad siete hermanas y esperamos que la voz de Dios siga resonando en el corazón de muchas jóvenes, deseosas de vitalizar la vida trinitaria de este precioso convento.