Nuestra Señora del Remedio

RemedioEn la Orden Trinitaria invocamos a Santa María bajo la advocación del Remedio.

Se representa a la Virgen María con una bolsa en la mano derecha, que contiene el dinero necesario para la redención de los cautivos, para las obres de caridad que realiza la Orden. En su regazo se muestra al niño Jesús en actitud de bendecir, con la posición de la mano que representa la Trinidad y el Misterio de la Encarnación: Jesús verdadero Dios y verdadero hombre.

En el monasterio de Avingaña hubo una capilla dedicada a la Virgen del Remedio. Así, algunos monasterio de la Orden fueron intitulados con este nombre, como es el caso de Badajoz.

El Papa Juan XXIII concedió a la Orden en 1961 declaró a la Virgen del Remedio patrona de la Orden junto con Santa Inés.