Venerable Ángela Mª de la Concepción

angela1ÁNGELA vivió en la segunda mitad del siglo XVII.
El marco de su existencia se sitúa en la última etapa del siglo de oro español. Éste siglo desde el punto de vista de la espiritualidad se caracteriza por una prosperidad sin precedentes de la mística.
La espiritualidad de esta época se caracteriza por un deseo irresistible de la unión con Dios, a través de la negación de todo lo que se consideraba que no es Dios, comenzando por una misma. En esta época no se entiende la mística sin la ascética. Ángela es hija de su tiempo.
Su extraordinaria experiencia de Dios está fundada en un esfuerzo de negación y vencimiento de sí misma.


Fue hija de Alonso Tabares Velasco y María Martín Santos. Él era hijo de Alonso y Ana; todos de Cantalapiedra. Ella era de Villoria, pero desconocemos sus padres.
planocanDe este nacimiento nacieron 10 hijos, de los cuales sobrevivieron cinco:
María, casada con Juan de Oyagüe, la cual fue terciaria franciscana.
Alonso, sacerdote en Villoria y después en Cantalapiedra.
Catalina, carmelita descalza en Medina.
Francisco, sacerdote
Ángela, que fue carmelita en Valladolid, trinitaria en Medina y fundadora de las trinitarias recoletas de El Toboso.

Nace Ángela el 1 de Marzo de 1649 , así consta en la partida de bautismo que el párroco de Cantalapiedra, D. Francisco Muñoz escribió. A los diez días de nacer fue bautizada en la parroquia de dicha Villa y el dieciocho de Mayo del mismo año recibió el sacramento de la confirmación, según consta en el libro de bautismo número 5, folio 35, de Cantalapiedra.

La familia de Ángela era una de las bien acomodadas de la Villa. Tenia criados para el campo y el hogar. El padre se dedicaba a gobernar su hacienda y la madre a organizar y dirigir la casa y educar a sus hijos.
Eran frecuentes las prácticas religiosas dentro del hogar. Ellos mismos enseñaron a rezar a sus hijos y a ejercitarles en la caridad con los más necesitados.

Intentaron casarla cuatro veces, dos de ellas dos criadas y las otras dos sus hermanos. El último intento de casarla fue por parte de su hermano Francisco, fue la lucha más difícil de combatir y más difícil de ganar. Su hermano Francisco intercedió por un chico que a ella la había caido simpático, pero la advirtió, “Mira los inconvenientes que vas a tener si te casas; preocupaciones, trabajos, peligro de tu salvación ; considera que si te haces monja darás gusto a Dios, serás un ejemplo para otros y lograrás la mayor felicidad de esta vida” . Dos días después le dijo ella :“Hermano, despídele y de este punto no se vuelva a hablar palabra, porque yo quiero ser religiosa”.

Como propio de la época tenía un director espiritual o acompañante cuyo nombre era D. Juan Marroquín, que la iba orientando hacía el claustro, pero sin que lo supiera su familia, que se oponía a ello.
A esa edad hizo ante D. Juan Marroquín voto de castidad y de ser religiosa. En 1582 murió Santa Teresa de Jesús, su estilo de vida influyó en muchas monjas que profesaron después, Ángela hija de su tiempo fue fiel seguidora del estilo de vida de Santa Teresa, a la que siempre consideró su madre y modelo.

Es más, ya de niña jugando a conventos, ella dijo: “Tengo de ser monja, pero de las de verdad”. Reflejo de sus ansias de no ser mediocre, sino de entrega radical y total al proyecto que Dios tenía para ella, Ser Monja de Verdad.


Su idea desde siempre fue ser Monja Trinitaria Descalza. Había en Madrid una casa que comenzó a construirse en 1621 y las monjas la inauguraron en 1641. Pero Ángela no lo sabía: creía que no existía ninguna. Por eso lo más afín a su idea era ser carmelita descalza, pues en su casa eran todos adeptos de la Santa de Ávila y ella misma la tenía por modelo y la llamaba su madre.
Su madre se opuso rotundamente a su entrada en el Carmelo, pero muy pronto cayó enferma y a los cinco meses murió en Villoría y al día siguiente la trasladaron a Cantalapiedra, en donde la enterraron. Su padre fue el que menos se oponía a su ingreso como monja, pero una vez se quedó viudo comenzó a cambiar de parecer.
Por fin el padre la dio su consentimiento, así como su bendición, acto muy propio de aquella época entre las familias cristianas.

Cuentan las crónicas que Ángela se arrodilló ante él y este llorando, pues ella sentía como caían las lágrimas sobre su cabeza la dio su bendición aunque con gran dolor.
En el mes de Agosto de 1669 pasaron por Medina y entraron en el Monasterio de las Carmelitas descalzas de dicho sitio para visitar a su hermana que era conventual del mismo. Continuaron viaje hasta Valladolid, lugar en dónde Ángela tenía previsto su ingreso. En esta Comunidad tomó el hábito de Carmelita Descalza.
Cuenta ella misma que la primera vez que estuvo en el coro bajo (en donde las monjas rezaban la liturgia ) contempló un crucifijo que estaba sobre la reja y entendió que la dijo que:

”Ángela tu no quedarás aquí”.

A partir de este momento comenzaron a ocurrirla diversos accidentes. Primero le dio una especie de ceguera que no la permitía leer en el coro, así mismo también sufría continuos desvanecimientos (pérdida de los sentidos) que llamaban en aquella época.

Una tarde , estando en oración con la Comunidad, vio una luz clarísima y al fondo de ella un ángel que llevaba en las manos el escapulario de la Santísima Trinidad y sobre él una corona. Con ello se la dio a entender que iba a ser Trinitaria en el Convento de Medina del Campo y que la Orden Trinitaria había de ser reformada.
La Priora y maestra de novicias, hijas de la mentalidad de su tiempo la colgaron una piedra al cuello que debía llevar a todo los sitios, pues decían que los desvanecimientos y pérdida de visión que padecía era cosa del diablo. Ella muy virtuosas llevó dicha piedra sin rechistar pero hubo un momento que no pudo más, y es que le había salido una hernia.


Monjas calzadas trinitarias había en Medina. Hacía allí la condujeron sus hermanos el día de la octava de San Pedro , de 1670
Ocho días después de la fiesta de San Pedro del año 1670, sus hermanos la acompañaron a Medina del Campo, al Monasterio de Trinitarias Descalzas que allí existía.
Tampoco allí las cosas la fueron muy bien, la iban retrasando el día de darle la profesión.Profesión de Ángela María de la Concepción.El Señor por medio de Jesús niño la mostró un día en oración todo lo que iba a suceder antes de darle la profesión, que la comunidad se iba a alborotar, que sus hermanos iban a reñir con el Ministro de la Orden, intervención del abad de la Villa, ingreso en prisión de la priora, pero que al final iba a profesar.

Todo esto ocurrió la dijo este Jesús Niño para que confiara en Dios. El 21 de Septiembre de 1671 el Ministro de la Orden la dio la profesión.
A partir de este momento el Señor la introdujo en el camino de unión más estrecha con Él o contemplación
* La concedió el don del recogimiento interior, todo su ser vivía inmerso en Dios.
* La presencia de Dios era continua
* Manifestación del Señor, si bien nunca por completo, es decir unas veces la mostraba sus manos, otras sus ojos, suss pies etc
* Un día que se acercó a comulga y que según ella no iba con demasiada disposición , le dijo al Señor que pusiera lo que a ella le faltaba y después de comulgar sintió una unión tan grande con Él, que su alma y Dios eran todo uno.


El día de San Martín la comunicó esto el Señor: “ Hija no quiero otra cosas de ti que a ti misma, y así dáteme toda a mi”


Un día encontró a dos monjas comentando cómo se podría hacer un Monasterio para en él servir mejor al Señor. Ángela que las oyó las contestó así: “Eso ni lo duden, que se hará y antes de nueve años”. Corría el año 1673.
Después de esta conversación se la manifestó el Señor y la dijo: “Hija toma de veras lo que has dicho, que yo lo quiero así y que seas semejante a tu madre (Santa. Teresa)".
Comenzó a hacer las diligencias propias para una nueva fundación y el Señor seguía comunicándola los pasos y diligencias que debía llevar a cabo. Una tarde, estando en su celda, el Señor la hizo ver una porción de religiosas con los hábitos blancos y la cruz de la Orden. Caminaban en procesión y la cerraban Jesús y su madre María. Más tarde la hizo ver a un ángel que la mostraba de nuevo la cruz , como se la mostró ya siendo carmelita descalza. De la misma manera el Señor la dio a conocer que un sacerdote ya mayor la iba a ayudar en esta empresa.

 Comunicó su visión a su confesor y al licenciado Marroquín, que lo había sido en Cantalapiedra. Este se lo dijo al Vicario D. Cipriano García y todos se comprometieron a ayudarla. También un tal Pedro, vecino de la villa ofreció un donativo para esta obra, pero muerto este señor, su viuda no le entregó.
En 1675 murió D. Cipriano.
Quiso el Señor que un día conociera al sacerdote anciano que el Señor la comunicó iba a ayudarla. Este sacerdote refiere así lo acaecido: “Un día estaba yo rezando en mi cuarto ante la imagen de Nuestra Señora, cuando ví una religiosa Trinitaria y me dijo el Señor que ella me iba a decir una cosa y que si yo la hacía me salvaría. Este sacerdote dejó en un principio diez mil ducados para la fundación.
En Junio de 1674, por expreso deseo de su confesor comienza a escribir su biografía.. El padre que la acompañó durante los años 1672-1675 tuvo que irse y le sustituyó el padre Trujillo, capuchino.
Durante este tiempo la visitaba con frecuencia un caballero, el influjo de este hombre fue nocivo, sin embargo ella supo desviar sus intenciones y conseguir que la a yudara en la fundación.


Intervienen tres personas de Cantalapiedra en las tentativas de fundación:
.- Su hermano Alonso
.- El vicario D. Cipriano García
.- Y el Sr. Marroquín.

El nueve de Enero de 1676, en Medina , el P. Fray Baltasar Álvarez, provincial de la Orden de la Santísima Trinidad, concede licencia a Ángela para que pueda hacer las gestiones necesariaspara la fundación de un convento de trinitarias descalzas.
Sabedor d. Cipriano de las intenciones de Ángela la ofrece fundar en su pueblo nataly la promet su ayuda económica. A Ángela la parecen insuficientes las ayudadas que pretende darle d.. Cipriano
En Septiembre de 1674 concedieron permiso los regidores de Medina, pero”vino un propio de la ciudad de Rioseco en que ofrecen mucho más”.
El 7 de Febrero de 1678 dice que tienen el sí de Burgos, Valladolid y Palencia, pero np debía querer Dios que se fundara en estos lugares porque todo quedó frustrado. Por fin se tienen noticias de un convento en El Toboso.
Ahora va en serio, pero hay que darse prisa para no perder la base económica principal. Un tal Antonio García era el encargado de dar el dinero, 12000 ducados más otros 2000 que el sacerdote anciano referido había determinado entregar en su testamento.

La escritura entraba en vigencia el 7 de Mayo de 1680. Si en está fecha no habían comenzado los trámites de la fundación, el albacea podía disponer de dicha cantidad poara aplicarla a otra obra piadosa. Ya próximo el día de la caducidad de este contrato , Ángela Mª apremia al licenciado Marroquín diciéndole que va en serio la fundación del Convento de El Toboso para instaurar la descalcez en la Orden Trinitaria Femenina.
El 9 de Noviembre de 1660 consiguió D. Alejo Martínez Morales licencia para construir un convento de religiosas clarisas en el pueblo de El Toboso. A su fallecimiento dejó realizado gran parte del monasterio en la plaza nueva.- plaza de la glorieta -, comprados los materiales necesarios, designado el heredero y otras instrucciones respecto a las religiosas y utilización del dinero dejado. No se concluyó del todo la fundación en los seis años siguientes al fallecimiento de d. Alejo, porque la Orden de Santa Clara no tuvo fondos; y cedieron y se separaron de la acción y derecho que tenían.
El Padre Olivera, General de los Trinitarios, y la Madre Ángela pidieron Consejo de las Ordenes y a su Majestad licencia para la fundación que ellos proyectaban. Al intento se opusieron los capuchinos, carmelitas y la Villa de El Toboso. Los pleitos duraron hasta diciembre de 1679. El miércoles antes de la Pascua de Navidad de dicho año les fue concedido el permiso.
Describe Ángela las diferencias entre las calzadas y la descalcez que ella quería fundar. Las primeras poseían su peculio y la propiedad de los regalos personales. En las segundas todo es común : se comparte absolutamente todo, no hay nada privado.

El primer grupo que que se dirigió al convento para tomar posesión del mismo y comenzar la vida de la descalcez fueron Ángela María y tres religiosas más de la comunidad de Medina. El título oficial dado es, Convento de Religiosas Recoletas de la Purísima Concepción y del patriarca San José.
Es el día de a despedida de la Comunidad de Medina del Campo. Se celebra la Eucaristía, leen la autorización de las autoridades de la Orden, firmada en 2 de Mayo de 1680, distribuye los cargos el padre Olivera: A Ángela Tabares, priora; a María de Arenas, subpriora; a Josefa de Castro, maestra de novicias. Con posterioridad desayunaron y se despidieron, no sin hacer antes la última visita a las Carmelitas Descalzas y a su hermana Catalina.
Emprendieron el viaje ocho personas: las cuatro monjas, los padres Olivera y Francisco Silvestre, el Padre Juan Félix, confesor de ella y su hermano Francisco, era el 7 de Mayo de 1680. A una legua de distancia pasaron la noche en casa de un sacerdote. Al día siguiente se quedaron en Arévalo en casa de las religiosas franciscanas.
Una vez llegados a Madrid, se detuvieron allí en casa de los condes de Monte Rey. Desde allí regresó a Medina una de las religiosas de coro que iba con e3llos, pues no hacía más que llorar.
La mañana del 21 se dio el hábito a ocho novicias que iban a ir con ellas, y sin más partieron para el Toboso.


El Toboso es una villa enclavada en la provincia de Toledo. En el siglo XVII está villa era conocida como “el pueblo de los cuatro cuatros”, es decir de 4.444 vecinos, es decir unos veinte mil habitantes,factobos
El recibimiento que las hicieron fue muy caluroso. Las saludaron las autoridades locales y clérigos, con música y danzas, hasta que por la tarde se acogieron a su casa provincial, que era llamada “ad eternas memorias”. En total eran 13, de ellas diez eran novicias.
Ya antes de salir de Medina, durante el camino y después de instaladas, le dieron guerra sus dos compañeras monjas, y aconsejaban mal a las novicias, diciendo que ellos no eran descalzas y no tenían por que aguantar el rigor de la Regla que se las quería imponer. A esto se unió la imprudencia del Vicario, que comentaba fuera de la casa lo que.sucedía dentro .Durante el año 1680-1681 Ángela careció de director espiritual fijo, pero que aunque lo pasaba mal , el Señor la ayudaba por medio de los confesores y sacerdotes conocidos, como el padre Francisco de Jesús María, de Medina..

Una de las monjas que había venido desde Medina era incorregible. Cuando el padre provincial realizó su visita a la convento ordenó que si no era capaz de convivir con todas en armonía y hermandad con todas volviera a su convento de origen, y así sucedió. Desde ese momento la comunidad recobró la paz
El convento estaba habitado por gente joven, que se adaptaba mejor a la innovación que no a las antiguas normas. De sus hermanas de Medina sólo uno perseveró, pero esto no hizo que Ángela se arredrara, al contrario depositó si cabe aún más su confianza en Dios y Éste no la defraudó, creció una fundación de monjas dignas de toda alabanza.
En estás fechas Ángela añade a su nombre el de María, así consta en una carta que escribe a su hermano de 12 de Octubre de 1680, en que firma por primera vez Ángela María.

La Comunidad se convirtió pronto en un centro de espiritualidad para todo el pueblo de El Toboso., que acudia a encomendarse a ellas en sus necesidades.


Emotiva y muy afectiva; introvertida y reflexiva, que da vueltas en la cabeza a los asuntos que trae entre manos; con gran capacidad de aguante hasta que al fin explota.

Soñadora, de viva imaginación y por eso no demasiado práctica; tiene una opinión de sí misma más bien pesimista y a la hora de tener que tomar una resolución le cuesta decidirse. Pero es inteligente y se conoce afondo, sabe buscar estímulo, consejo y ayuda