Venerable Ángela Mª de la Concepción - El Toboso

El Toboso es una villa enclavada en la provincia de Toledo. En el siglo XVII está villa era conocida como “el pueblo de los cuatro cuatros”, es decir de 4.444 vecinos, es decir unos veinte mil habitantes,factobos
El recibimiento que las hicieron fue muy caluroso. Las saludaron las autoridades locales y clérigos, con música y danzas, hasta que por la tarde se acogieron a su casa provincial, que era llamada “ad eternas memorias”. En total eran 13, de ellas diez eran novicias.
Ya antes de salir de Medina, durante el camino y después de instaladas, le dieron guerra sus dos compañeras monjas, y aconsejaban mal a las novicias, diciendo que ellos no eran descalzas y no tenían por que aguantar el rigor de la Regla que se las quería imponer. A esto se unió la imprudencia del Vicario, que comentaba fuera de la casa lo que.sucedía dentro .Durante el año 1680-1681 Ángela careció de director espiritual fijo, pero que aunque lo pasaba mal , el Señor la ayudaba por medio de los confesores y sacerdotes conocidos, como el padre Francisco de Jesús María, de Medina..

Una de las monjas que había venido desde Medina era incorregible. Cuando el padre provincial realizó su visita a la convento ordenó que si no era capaz de convivir con todas en armonía y hermandad con todas volviera a su convento de origen, y así sucedió. Desde ese momento la comunidad recobró la paz
El convento estaba habitado por gente joven, que se adaptaba mejor a la innovación que no a las antiguas normas. De sus hermanas de Medina sólo uno perseveró, pero esto no hizo que Ángela se arredrara, al contrario depositó si cabe aún más su confianza en Dios y Éste no la defraudó, creció una fundación de monjas dignas de toda alabanza.
En estás fechas Ángela añade a su nombre el de María, así consta en una carta que escribe a su hermano de 12 de Octubre de 1680, en que firma por primera vez Ángela María.

La Comunidad se convirtió pronto en un centro de espiritualidad para todo el pueblo de El Toboso., que acudia a encomendarse a ellas en sus necesidades.