Venerable Ángela Mª de la Concepción - Comienza la reforma

Un día encontró a dos monjas comentando cómo se podría hacer un Monasterio para en él servir mejor al Señor. Ángela que las oyó las contestó así: “Eso ni lo duden, que se hará y antes de nueve años”. Corría el año 1673.
Después de esta conversación se la manifestó el Señor y la dijo: “Hija toma de veras lo que has dicho, que yo lo quiero así y que seas semejante a tu madre (Santa. Teresa)".
Comenzó a hacer las diligencias propias para una nueva fundación y el Señor seguía comunicándola los pasos y diligencias que debía llevar a cabo. Una tarde, estando en su celda, el Señor la hizo ver una porción de religiosas con los hábitos blancos y la cruz de la Orden. Caminaban en procesión y la cerraban Jesús y su madre María. Más tarde la hizo ver a un ángel que la mostraba de nuevo la cruz , como se la mostró ya siendo carmelita descalza. De la misma manera el Señor la dio a conocer que un sacerdote ya mayor la iba a ayudar en esta empresa.

 Comunicó su visión a su confesor y al licenciado Marroquín, que lo había sido en Cantalapiedra. Este se lo dijo al Vicario D. Cipriano García y todos se comprometieron a ayudarla. También un tal Pedro, vecino de la villa ofreció un donativo para esta obra, pero muerto este señor, su viuda no le entregó.
En 1675 murió D. Cipriano.
Quiso el Señor que un día conociera al sacerdote anciano que el Señor la comunicó iba a ayudarla. Este sacerdote refiere así lo acaecido: “Un día estaba yo rezando en mi cuarto ante la imagen de Nuestra Señora, cuando ví una religiosa Trinitaria y me dijo el Señor que ella me iba a decir una cosa y que si yo la hacía me salvaría. Este sacerdote dejó en un principio diez mil ducados para la fundación.
En Junio de 1674, por expreso deseo de su confesor comienza a escribir su biografía.. El padre que la acompañó durante los años 1672-1675 tuvo que irse y le sustituyó el padre Trujillo, capuchino.
Durante este tiempo la visitaba con frecuencia un caballero, el influjo de este hombre fue nocivo, sin embargo ella supo desviar sus intenciones y conseguir que la a yudara en la fundación.